966 965 500
615 153 038
PIDE
TU
CITA

Implantes

Perder piezas dentales no es una cuestión sólo del envejecimiento. Sin el cuidado e higiene bucal adecuado, cualquiera puede perder sus dientes.

Hay personas que siguen pensando que perder los dientes es una etapa natural del envejecimiento. Esto es una gran mentira. Si bien el cuidado e higiene bucal en personas mayores es en efecto, más delicado, pero todos deben estar atentos y realizarse regularmente controles con el odontólogo para prevenir enfermedades dolorosas, pérdida de piezas dentales y masticación inadecuada.

Si una persona adulta ha seguido hábitos correctos durante toda la vida y desde niño mantiene las prácticas adecuadas para el mantenimiento de la salud e higienes bucales, entonces habrá más posibilidades de disfrutar de una dentadura fuerte y sana. Pero si no ha sido así, ya sea por diversas patologías, accidentes o simplemente por no mantener estas prácticas saludables y el paso del tiempo ha hecho estragos en sus dientes, puede que necesite el auxilio de instrumentos especiales para reforzar o reemplazar dientes que han sufrido daño o se han perdido.

No hay por qué preocuparse, hoy en día, la tecnología ofrece distintos avances que se alejan de las rudimentarias dentaduras postizas. Y de las opciones posibles la más recomendada es el implante.

¿Qué es un implante?

Los implantes dentales son complementos, como raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa, con la capacidad de integrarse hasta el punto de convivir de forma sana y totalmente natural con el resto de los tejidos de la boca.

En este proceso se sujeta el implante dental en el hueso, por un proceso biológico conocido como Osteointegración, mediante el cual el organismo establece una conexión directa entre el hueso y la superficie del implante. Actualmente están fabricados preferentemente de titanio químicamente puro, un material de alta tecnología biológicamente compatible, y actúan como sustitutos de las raíces dentales. Tras su colocación dentro del maxilar o de la mandíbula sirven para que, una vez que estén osteointegrados, den soporte a los nuevos dientes artificiales que irán unidos a ellos.

Cuando se ha producido la osteointegración el implante se encuentra firmemente unido al hueso y puede soportar una prótesis para hacer frente a todos los requerimientos funcionales y estéticos como si se tratase de un diente natural sano. Otra característica de la osteointegración es la de ser muy estable en el tiempo por lo que estos tratamientos ofrecen resultados satisfactorios que se disfrutan durante muchos años. Siempre con una correcta higiene por parte del paciente y controles periódicos con el odontólogo.

Tratamiento

Los procedimientos quirúrgicos del tratamiento con implantes están muy bien protocolizados y habitualmente se realizan con una molestia mínima o nula. En la gran mayoría de las ocasiones se realizan bajo anestesia local, igual que otros muchos tratamientos odontológicos y sólo se percibe el ruido de los instrumentos y sensaciones de presión o “runruneo” en la zona.

En el postoperatorio puede presentarse una molestia ligera al cesar el efecto de la anestesia, aunque ocasionalmente podría ser más intensa. Sin embargo, no todas las personas son candidatas ideales para un implante ya que supone una intervención quirúrgica: el paciente debe estar sano y con un buen proceso de cicatrización. Hábitos como fumar y beber pueden afectar al éxito de un implante por lo que es indispensable que se haga un diagnóstico personal de cada candidato.

Para todos 

Cualquier paciente en buen estado de salud puede someterse a una cirugía de implantes dentales, ya sea que padezca osteoporosis, sea diabético compensado, hipertenso, con tratamiento anticoagulante. Siempre siguiendo los protocolos de diagnósticos previos como análisis de sangre, radiografías o tomografías, en ocasiones especiales se trabaja junto con el médico de cabecera.

Las opciones más utilizadas

  • Prótesis con implante: una vez que está osteointegrado el implante, se coloca una prótesis definitiva.
  • Prótesis sobre varias piezas perdidas: los implantes sostienen más de una prótesis dental.
  • Prótesis sobre implantes: se implanta un anclaje para las prótesis dentales móviles, aportando la estabilidad necesaria para dar confort y seguridad, como si fueran prótesis fijas. Sólo pueden ser retiradas por el dentista, dándole excelente estética y funcionalidad.