966 965 500
615 153 038
PIDE
TU
CITA

Ortodoncia pediátrica

Somos especialistas en ortodoncia pediátrica....

Como padres nuestra mayor preocupación es saber que nuestros hijos están creciendo en forma sana, llevándolos al doctor regularmente. Sin embargo, muchas veces olvidamos una parte muy importante de su cuerpo, como es la salud bucal, encontrándonos a futuro con problemas de mala posición de sus dientes, que harán que necesariamente, tengamos que llevarlos a un ortodoncista, si queremos regalarles una linda sonrisa a nuestros hijos.

Un ortodoncista, es un odontólogo especialista que corrige los huesos y los dientes que están mal posicionados en la boca, haciendo que los dientes queden más alineados. También se encarga de corregir el crecimiento óseo de los maxilares (huesos de la cara) y del desarrollo muscular y facial, durante su crecimiento y desarrollo. Todo esto se hace a través de un tratamiento de ortodoncia.

¿A qué edad es recomendable la ortodoncia para niños?

Lo ideal es no esperar hasta ver evidenciar estos problemas en la dentadura de los niños. Podemos actuar antes, con una simple visita de evaluación al ortodoncista, alrededor de los 7 u 8 años, que es la edad ideal para comenzar un tratamiento de ortodoncia para niños, en caso de ser necesario, ya que a esta edad el niño se encuentra en recambio de dientes y en pleno crecimiento y desarrollo muscular y esquelético.

Una revisión a esta edad nos permitirá saber, entonces, si el desarrollo es el correcto, o bien detectar de forma temprana posibles defectos óseos, como alteraciones de maloclusión (cuando los dientes no juntan bien) y mala posición de los dientes, que harán necesario un tratamiento de ortodoncia para niños.

Si el desarrollo se encuentra normal, podremos ir haciendo revisiones cada 6 meses o 1 año. Si, en cambio, hay alguna alteración, la detección precoz permite que se pueda intervenir con un tratamiento ortodóncico sencillo de ortodoncia para niños.

Malos hábitos Otra razón por la que es importante visitar al especialista, es porque él puede detectar y ayudar a corregir ciertos malos hábitos, propios de los niños, que pueden también influir en el mal desarrollo de los huesos de la cara, como son la succión del pulgar y la interposición lingual (hábito que consiste en proyectar la lengua entre los dientes en el momento de la masticación).

¿En qué consiste el tratamiento de ortodoncia para niños?

La ortodoncia para niños se lleva a cabo con el uso de aparatos acrílicos removibles (de quitar y poner), de diferentes tipos, formas y tamaños, que van siendo ajustados en periodos mensuales de acuerdo a la necesidades y la evolución en el tratamiento de los pacientes.

Normalmente la ortodoncia para niños se desarrolla en dos etapas:

  1. La primera etapa, consiste en crear o conservar los espacios dentales necesarios, obtener una buena relación entre maxilar y mandibula y, además, corregir los hábitos dañinos que sean adquiridos.
    De ahí la importantacia de la aparatología removible, ya que éstas se van ajustando a medida que el menor va desarrollando sus músculos y huesos faciales, de acuerdo a las necesidades requeridas en cada tratamiento.

  2. La segunda etapa de la ortodoncia para niños, va dirigida a la ubicación armónica entre los dientes, mejillas, labios y lengua, para así llegar a lograr un funcionamiento óptimo y una estética correcta

Dependiendo de cada paciente, el tratamiento en esta etapa puede ser ortodóncico (sólo movimientos dentales) u ortopédico.

La duración de estos tratamientos de ortodoncia para niños va a depender de la constancia en la asistencia a los controles mensuales, del uso correcto y adecuado de los aparatos -el cual debe ser entre 4 y 6 horas en el dia- y del uso de los mismos durante todas las noches en la primera etapa.

Posterior a ésta, y una vez logrado el objetivo de la primera face, la duración del tratamiento de ortodoncia para niños, en la segunda fase, es de mínimo 2 años aproximadamente.

El éxito en todo tratamiento ortodóncico va a depender del trabajo de interaccion entre el paciente, la familia y el profesional.